Preguntas Sorpresivas

Biblia, Iglesia, Ministerio, Nicaragua, Reflexiones, Salmos de la Calle

Usado con permiso.
Publicado originalmente aquí.

 

 Si tuvieras la oportunidad de hacerle a Dios una sola pregunta, sobre algo que hasta hoy no le has encontrado sentido o explicación ¿Qué le preguntarías?  “Esta es la pregunta que vamos a ir a hacer a la calle,” dijo la facilitadora. “Vamos a salir un rato del templo y vamos a encontrar a una persona para entrevistar,” añadió.

Al principio los participantes del Curso El Escándalo de Dios, se mostraron muy atemorizados e inseguros con la idea de ir a la calle a conversar con personas no-cristianas, pero después de realizar las entrevistas en el parque, su actitud era muy diferente; regresaron entusiasmados, sonrientes y comentando sobre algunas inquietudes de la gente:

 

  • ¿Qué hago para divorciarme del matrimonio eclesiástico?
  • ¿Por qué mi mamá me abandonó, mi papá tanto me maltrató y mis hermanos no me quieren?
  • ¿Por qué Dios me mandaría a este mundo?
  • ¿Cuándo será el día que voy a encontrar esa luz que me guíe hacia Él?
  • ¿Por qué Dios no me saca de la cabeza a esa persona de la que estoy enamorado?
  • ¿Por qué Dios le ha dado tanto poder a Satanás?

 

Los participantes del taller fueron sorprendidos por las preguntas pero también por algunos descubrimientos, según expresaron: Que la sociedad tiene una enorme sed de conocimiento sobre relaciones humanas.  Que la gente “allá afuera,” sí tiene deseos de conocer a Dios, pero también, que las personas se abren a conversar con franqueza si se les hace una buena pregunta.

 

“Imagínate qué gran puerta se abre cuando en vez de ir con la intención de predicar, vamos con la intención de preguntar,” comentó otro de los facilitadores.

Este ejercicio me recuerda “El Camino a Emaús”, narración del evangelio de Lucas (Cap. 24) que ejemplifica claramente el método que Jesús empleaba para llegar al corazón de las personas: Él primero hacía preguntas, segundo, escuchaba atentamente, y solo después de preguntar y escuchar, comunicaba respetuosamente la verdad el Reino.

¿Seguimos nosotros el modelo de Jesús cuando compartimos nuestra fe, o lo hacemos a la inversa? ¿Cuáles serán esas preguntas que “los de afuera” necesitan que nosotros como iglesia les hagamos? ¿Estamos escuchando atentamente a sus inquietudes? ¿Qué pasaría en nuestras comunidades si saliéramos a preguntar más que a predicar? Quizá descubriremos cosas nuevas si probamos una nueva estrategia.

Jesús les preguntó: _ ¿De qué van conversando y por qué están tan tristes?… Y comenzando desde Moisés, siguiendo por todos los profetas, les explicaba las Escrituras. Lucas 24:17 y 27 (PAR)



Comments :

  1. Mónica dice:

    Que importante es tomarse el tiempo para escuchar a las personas, para demostrar que estamos interesados en ellas y no solamente en predicarles y decirles qué tienen que hacer porque sí y punto. El mandato a amar al prójimo incluye dedicarle tiempo, escucharlo, apoyarlo.

  2. Abraham Macajola dice:

    no había pensado en ningún momento salir y preguntar a las personas acerca de lo que ellos creen o piensan respecto a Dios, por lo regular queremos imponer a las personas nuestra perspectiva de Dios sin antes preguntarles y escuchar lo que ellos piensan y creo que es una gran manera de abrir una puerta para compartir la verdad del evangelio y aprender de las personas porque aveces creemos saberlo todo sin antes escuchar o imponer algo sin antes entender a las personas, que importante escuchar para transmitir.

  3. Edwin dice:

    Cuando pretendemos hacer evangelismo, por lo regular llevamos un formato, o imponemos nosotros mismos un formato, olvidando y dejando por un lado lo que hizo Jesús. Por eso es necesario ir y ver a las personas como Jesús las ve, exactamente como personas, con todas las cualidades semejantes a las nuestras, y no por el hecho que no estén asistiendo a una iglesia, son inferiores a nosotros, puesto que entendemos que todos estamos bajo la misma condición, y que solo Jesús nos puede librar. Por eso es necesario abordar a las personas a las que pretendemos anunciarles el mensaje de salvación, como nos gustaría a nosotros que nos abordaran.

  4. Daniel dice:

    Bueno partiendo desde la premisa “encarnacion” esta seria una predica encarnada, digase partiendo de sus necesidades y no de lo queremos inculcarles a la fuerza, ademas tenemos al gran ejemplo, Jesus, y si el se tomo el tiempo para preguntar y escuchar porque yo tengo que llegar con un mensaje y que ellos me escuchen, tambien me hace recordar el pasaje en Hechos 8.26-39 en el cual felipe comienza con una pregunta.

  5. Daniel... dice:

    La gente siempre tiene cosas que decir, pero estas respuestas no se consiguen sin una pregunta hermosa… estas preguntas siempre llevaran a darle mas importante a las personas que a la letra, aunque aveces creemos que esto es incorrecto, pero ver que Jesus mismo lo hizo tira nuestos conceptos de que la gente necesita escuchar el mensaje y nos muestra que la gente necesita ser escuchada

  6. Sophie Venegas dice:

    La mayoría de las veces estamos tan concentrados en lo que tenemos que decir que olvidamos escuchar…y es algo que nos pasa en todas nuestras relaciones.
    Y cuando nos toca enseñarles a otros acerca de Dios, nos pasa lo mismo. Se nos olvida que las personas a las que les estamos hablando o a las que les queremos mostrar algo de Dios, tienen sentimientos, pensamientos y emociones. Todos tenemos preguntas y constantemente estamos buscando las respuestas…muchas veces en los lugares incorrectos y en las personas que no nos darán una respuesta que llegue a satisfacer por completo nuestra necesidad.
    A veces las personas sólo necesitan ser escuchadas y si realmente demostramos interés en ellas, no tednrán problema en abrirnos su corazones y expresar todo lo que hay dentro de ellos. Antes de poder enseñarle a otros acerca de Dios, primero tenemos que ser como Jesús y llegar al corazón de las personas.

  7. Jonatan Sierra dice:

    Que interesante es poder ver el interés de la sociedad que tiene de conversar de Dios por medio de relaciones y preguntas inteligentes.Las personas tienen deseos de conocer muchas incertidumbres de sus vidas.
    Como ministerios juveniles es urgente poder re utilizar el método de preguntas, conversaciones y la atención a sus interrogantes.

  8. Oscar Benjamín Gutiérrez dice:

    creo que la mayoría de nosotros tenemos este problema. le ofrecemos soluciones a los problemas de las personas sin antes conocer sus problemas. Se nos ha olvidado que el mejor método de enseñanza son las relaciones, conocer a la gente desde lo que hay en su interior. Claro para eso tenemos que hacer preguntas, así como lo aprendimos en clase “preguntas hermosas” si queremos tener respuestas agradables. esta estrategia debemos utilizarla lo más pronto posible.

  9. Gregoria Colaj Castro dice:

    Bueno muchas veces como cristianos creemos que lo sabemos todo, y salimos a la calle a a evangelizar a la gente, y sin ni siquiera preguntarnos en que situación se encuentran y creo que la gente ya esta cansada en escuchar a los cristianos, lo que ellos quieren es que encontrar a alguien que los escuche. tenemos que hacer preguntas con las que podamos llegar a conocer a las personas y poder escucharles y así saber en que situación se encuentran y poder ayudarles y tener una buena relación con ellos, para que así podamos compartirle las buenas nuevas de Jesús.

  10. RutiliaTiño dice:

    Jesús es el mejor líder de todos los tiempos por la forma y estrategia que el usaba para llegar alas personas es algo sencillo el no se complicaba en buscar un solo método para salir a evangelizar,debemos de ser como el, interesarnos mas en las personas, escuchar sus inquietudes, saber las condiciones en que están viviendo eso ara que las personas se sentirán mas atraídos por saber mas de lo que nosotros estamos dando a conocer, y es importante hacer preguntas a nuestro grupo de jóvenes y llegar a ellos de una forma sencilla

  11. Margoth dice:

    No puedo pretender darle solución a la vida e inquietudes de muchas personas, cuando yo misma vivo e la duda y mi vida X completo se ve cuestionada con cada versículo que leo de la Biblia. Por que será que estoy entendiendo lo que en realidad Dios me quiere decir, estaré aplicándolo bien. Etcétera.
    La vida entera nos haremos preguntas de todo tipo y como amantes de la verdad; solamente tenemos la opción de buscarlo a Él cada día más, para que sea su gracia la que nos revele su voluntad. Que es perfecta!
    Pero, también me hace reflexionar acerca del hecho de hacer las “Preguntas Hermosas” a las personas de mi comunidad, por que si no tengo los medios, la verdadera voluntad de hacer algo, o el deseo de que mi comunidad sea transformada de verdad. Para que pregunto? Solo dejaría en mal mi nombre y el de la Iglesia.y mi testimonio no sería muy digno de admirar o de querer imitar.

Leave a Reply