Pobreza, diversidad y justicia social

Cursos, Guatemala, Pobreza Extrema, Reflexiones

Durante años, los entrenamientos de CMT y Estrategia de Transformación se impartieron en un ambiente informal sin ningún grado académico ligado a ninguna parte del menú de entrenamientos.  Al avanzar los años, hemos continuado enseñando de esta manera con nuestras redes de líderes, pero también hemos sido invitados más y más veces a proveer nuestros contenidos como parte de la educación formal de otras instituciones.  Este proceso inició en Nairobi, Kenya, en donde una alianza con Bakke Graduate University (BGU) cuenta actualmente con 33 estudiantes de maestría y doctorado cursando créditos en el programa de Liderazgo Urbano Global. También hay cohortes de BGU/CMT con estudiantes de maestría en Anchorage, Alaska, y Cincinnati, Ohio.

En América Latina, fuimos invitados hace varios años por el Seminario Teológico Centroamericano en la Ciudad de Guatemala (SETECA) para desarrollar un énfasis en Misión Urbana, usando nuestro menú de entrenamientos como parte del previamente establecido grado de la Maestría en Ministerio.  El deseo de muchos es que éste énfasis se expanda a una Maestría a escala completa, con el grado en Ministerios Urbanos. Actualmente estamos enseñando dos cursos intensivos al año en Seteca, y justo la semana pasada completamos el módulo del curso llamado “Pobreza, Diversidad y Justicia Social en América Latina.”

Ron y Linda Ruthruff vinieron de Seattle para estar con nosotros durante una semana, junto a Liz Herrera y un servidor, tuvimos a nuestro cargo el curso para estudiantes de Maestría y Doctorado, representando los países de Costa Rica, Guatemala, Colombia, Uruguay, Bolivia, Honduras, Argentina, El Salvador, México, Cuba, Haití y Estados Unidos.

Fue una experiencia increíble poder conectar y compartir una sólida combinación de tiempo en aula, invitados y charlas especiales y excursiones, utilizando la ciudad misma como la incubadora de exploración y reflexión teológica. Pasamos un día con los amigos menonitas, que nos dieron a conocer su compromiso a los principios de la Justicia Restaurativa; que proviene de la tradición anabautista. También recibimos en el aula a tres abogados que presentaron el trabajo que realizan en contra de las injusticias hacia las mujeres en nuestro país.

Un estudio global de desigualdad de género, realizado por el Foro Económico Mundial, enfocado en la falta de oportunidades y la violencia contra la mujer, ubicó a Guatemala en el lugar 111 de 134 países, siendo el último lugar en América Latina.  Estos abogados compartieron con nosotros su lucha solitaria  en contra de la creciente ola de injusticias contra las mujeres en nuestro país y su honesta frustración con la falta de compromiso e incluso interés de parte de la iglesia en estos temas.  En un momento, se le preguntó a una de esas abogadas, qué haría respecto a las injusticias contra las mujeres, si ella fuera pastora en una iglesia en Guatemala.  Su rostro se iluminó y toda su respuesta fue tan vivaz al dar un paso al frente y dar una hermosa exhortación acerca de las necesidades reales de las mujeres en el país, y dando un reto articulado, conmovedor y profundo acerca de cómo debe responder la iglesia.

El último día de clase, pasamos un par de horas en una “sala,” a los pies de unos “profesores” sorprendentes.  Caminamos fuera de las instalaciones del seminario, cruzamos la calle y atravesamos una puerta rodeada de paredes pintadas con graffiti.  Este lugar es conocido como “el tanque” y es el hogar de más de 35 jóvenes de la calle, que viven y se mantienen justo fuera de las puertas del Seminario.  Los jóvenes nos recibieron calurosamente en la “sala” de su casa, y nos permitieron hacerles algunas preguntas, para intentar aprender de sus historias.  Esta experiencia terminó con un almuerzo que compartimos, para luego, regresar al “otro lado de la pared,” en el aula, a desempacar lo que la experiencia nos había enseñado.  El jardín del conocimiento académico fue regado por lágrimas de pasión y un compromiso renovado al reflexionar en lo que sucede cuando conceptos sociológicos y teológicos cobran vida en personas e historias en medio de obstáculos inimaginables.

Una vez más, aprendimos que hacer preguntas hermosas a la ciudad, es mucho más efectivo que traer a la ciudad una lista de respuestas predeterminadas.  La ciudad está convirtiéndose para nosotros, de maneras formales e informales,  en un salón de clase, una parroquia y un parque de juegos. Estamos agradecidos por el número de aliados institucionales que han tomado nota de la importancia y relevancia del liderazgo informal, al nivel de la calle, en agentes de transformación; a través del cual nos hemos conectado y a lo largo de los años, hemos abierto brecha (con los riesgos inherentes) para conversar y avanzar paso a paso hacia arriba, hacia los vestíbulos sagrados de la educación formal.  Tenemos por seguro, que la semana pasada fuimos grandemente bendecidos  al sentarnos en la intersección de la academia y la participación en la calle, a través de una profunda conversación  alrededor de los temas de pobreza, diversidad y justicia social,  con la ciudad misma como salón de clase y como maestra.

Joel Van Dyke
Director
Estrategia de Transformación



Comments :

  1. Teddy Torres dice:

    ¡Muchas gracias a todos los que hicieron posible esta experiencia! Fue espiritualmente transformadora. La perspectiva de la misión “con” la gente cambia la forma de creer, vivir y aprender el Evangelio.

  2. Es muy emocionante leer esta entrada. Felicito a Joel, a Liz y el resto del equip de la EdT en Guatemala. Ustedes son un modelo para nosotros. Tengo a Ron en agenda para traerlo a la República Dominicana y ojalá sea para una actividad similar. En nuestro contexto, el tema de la pobreza, la diversidad y la justicia es sin lugar a dudas, uno que necesitamos explorar juntos como el cuerpo de Cristo. Hoy más que nunca necesitamos sentarnos juntos para reflexionar y discernir, de manera que podamos levantar nuestra voz profetica en favor de los menos, los últimos y perdidos de los contextos donde servimos y vivimos.

    Mario L. Matos
    Director EdT Region Caribe
    República Dominicana

Leave a Reply