Los niños siempre serán niños

Guatemala, Niñez, Reflexiones, Una Palabra desde Abajo

Hace un par de semanas visité una comunidad cerca del Relleno Sanitario de la Zona 3 en la Ciudad de Guatemala. Las calles lucen igual desde que comencé a trabajar ahí hace ya siete años. Los vecinos han hecho un par de “chapuces” (arreglos), como ellos dicen, en algunas casas.

Sin embargo, la comunidad tiene la misma apariencia. El día que visité este vecindario me di cuenta que muchos de los niños que había cuando comencé a trabajar allí, ya no eran niños. Muchos de ellos son pre-adolescentes y adolescentes hoy día. Muchos de ellos ya no tienen el brillo que solían tener en sus ojos, otros reflejan mucho dolor y otros simplemente pareciera que se han perdido en un mundo paralelo creado por sus mentes.

Mientras miraba y reflexionaba en esta situación pude observar a un grupo de niñas que estaban jugando “a la casita”. Sus sonrisas y carcajadas iluminaban el sombrío callejón en donde jugaban. Al ver esto, no pude evitar pensar en el personaje de Peter Pan, el niño que nunca creció. Según el cuento Peter Pan es un niño que vive en una tierra lejana, la tierra de Nunca Jamás, y junto a un grupo de niños (los niños perdidos) viven aventuras increíbles tratando de huir de el malvado capitán Garfio. Para ser honesto, después de ver el sufrimiento de los niños al perder su inocencia y darse cuenta del contexto en donde viven, quisiera que “Nunca Jamás” realmente existiera, que en vez de jugar sobre pilas de basura pudieran jugar en montañas verdes y bosques llenos de vegetación, que en vez de ser abusados sexual, física y emocionalmente tuvieran que enfrentarse al Capitán Garfio. Sin embargo, no hay montañas verdes, y los problemas a los que se enfrentan estos pequeños son peores que el villano de ese cuento.

Después de reflexionar y luchar con esto, me he dado cuenta de que los niños siempre serán niños. Pasarán generaciones de generaciones y siempre habrán niños. La pobreza siempre estará y ahí estarán los niños. El abuso siempre lo sufrirán y perderán la inocencia. Sin embargo, reirán de los mismos chistes, jugarán las mismas rondas. El problema es que los adultos también siempre serán adultos, y el abuso, la omisión y la indiferencia también permanecerán.

Por eso, “porque lo hiciste a uno de estos pequeños, lo hiciste a mi”—Jesús.

 

Joel Aguilar

Asociado de Centro para la Misión Transformadora



Comments :

  1. Brenda dice:

    !!Hola hermano Joel, reciba saludos del personal del proyecto GU-859 Centro Estudiantil ¨Bethesda¨ Santa Elena Petén, Compassion, Rescatando a niños de escasos recursos en Guatemala. Gracias por compartirnos esas experiencias de su ministerio, nos ayudan a hacer nuestro trabajo con mucho mas valor y amor para los pequeños, a que se sientan como nuestra familia, asi como nosotros nos sentimos a ellos y sobre todo llevandolos a Jesús nuestro redentor.

Leave a Reply