Leyendo los evangelios con recolectores de impuestos y pecadores

Ministrar a los prisioneros de las cárceles es como trabajar con personas que están en una fila en constante movimiento. Las personas que se encuentran al frente son enviadas a las prisiones o a los departamentos de deportación. Las personas que se encuentran de último, han sido recién arrestadas o que han sido transferidas de un lugar a otro para ser controlados según sus órdenes de detención. Mientras algunas personas se mueven rápidamente pasando a otros individuos, otros se quedan un año o un tiempo más largo. Consecuentemente, casi siempre hay un grupo de individuos que han atendido mis estudios los jueves y sábados en la tarde por semanas o meses. Muchos han venido a creer y a crecer en su nueva fe. La iniciación necesita más estudios bíblicos avanzados y más mentores. A veces, la mayoría de mi grupo es con personas que jamás han abierto la Biblia. Yo, la mayoría de veces, introduzco a personas nuevas a la Biblia a través de historias en los evangelios.


Seguir Leyendo…