¡Yo sé quien eres!

(Publicado originalmente en Mensaje a la Conciencia. Usado con permiso)

Era el 24 de agosto de 1989, día en que se le había invitado a dirigirle la palabra a la Asamblea General de la Alianza Reformada. No se hallaba en su amada Guatemala, pero tal vez desde esta plataforma en Seúl, Corea, resonaría aún más su voz de poetisa hasta en el continente americano que tanto necesitaba comprender la motivación de sus versos. Inspirada por la opresión de su pueblo, Julia Esquivel Velásquez declamó con fuerza de convicción:

… Señor,
yo sé bien quién eres
y en dónde estás.

Yo sé bien que naciste
en un pueblo ocupado militarmente
por el imperio de tu tiempo.

Sé también que una noche
saliste precipitadamente
huyendo de los soldados de Herodes
protegido en los brazos de tu madre,
porque aún no te había llegado la hora….
Seguir Leyendo…

Mapas de esperanza, dolor y corazón

En las comunidades misionales de líderes base en las que servimos en la Estrategia de Transformación, nos esforzamos en aprender como trazar la esperanza de una ciudad, el dolor (heridas) de una ciudad y lo más importante, el corazón de Dios por una ciudad en particular. Hemos hecho algunos progresos significativos en trazar dolor y esperanza a través de viajes de visión y encuentros momentáneos de bendición, pero irónicamente, el mapeo del corazón de Dios por la ciudad es lo que ha sido más difícil para nosotros de realizar y mantener (al menos para nosotros aquí en Latinoamérica).

La clave para el “mapeo del corazón de Dios” es la oración, y hace unos meses, durante un grupo de visión en la Ciudad de Guatemala, recibimos una gran bendición a través de la visita de nuestros amigos de Misiones Internacionales, encabezado por el Pastor Jon DeBruyn.  Su viaje estaba dedicado enteramente a una misión de oración por los diferentes ministerios que llegaron a conocer durante esa semana.  A pesar de que la experiencia fue hace algún tiempo ya, las lecciones siguen haciendo eco en nuestros corazones.
Seguir Leyendo…

La vivienda de Dios: la nueva y reconciliada comunidad (Ef. 2)

Ponencia de Ruth Padilla en Lausana III, Ciudad del Cabo 2010.
Usada con permiso.

Hace apenas unos meses, los ojos de millones de espectadores estaban clavados en las escenas televisadas del Mundial de futbol aquí mismo, en Sudáfrica. Algo me llamó la atención mientras observaba a los jugadores: sin importar el color de su camiseta, en momentos cruciales –al comienzo del partido, antes de un tiro libre—muchos, muchos de ellos asumieron esta posición: manos unidas, cabezas gachas, y, luego, ojos alzados en silenciosa plegaria al cielo. El cielo verdaderamente es el lugar donde habita Dios. En los lugares celestiales, leemos en Efesios 1, está el glorioso trono desde donde reina poderosamente Cristo. Y, más allá de los relatos futbolísticos, bien podemos celebrar como hijas e hijos del Rey que gobierna desde los altos cielos, sobre todo reinado, autoridad, poder y dominio (1.21). A la vez, el pasaje de hoy nos invita a considerar cómo se ve ese reinado cósmico en la vida humana, diaria, tangible. Nos ayuda a responder a la pregunta: ¿dónde vive Dios?
Seguir Leyendo…

Una búsqueda incesante de amor

Hace muchos años, Dios, mi buen Dios, me dijo algo que tatuó mi corazón:”No puedes juzgar hasta que te hayas tomado el tiempo de caminar a la par de las personas y conocer aquello que Yo conozco.” Después de tomarme el tiempo o una vida entera para caminar al lado de algunas personas… ya no puedo, ya no quiero juzgar sino solo amar y “hacer” algo por ellos, algo justo.


Seguir Leyendo…

¡Yo sé que mi Redentor vive!

Yo sé que mi redentor vive,
y que al final triunfará sobre la muerte.
Y cuando mi piel haya sido destruida,
todavía veré a Dios con mis propios ojos.
Yo mismo espero verlo;
>espero ser yo quien lo vea, y no otro.
¡Este anhelo me consume las entrañas!
Job 19:25-27


¡LO LOGRAMOS! Para nosotros, como comunidad de la Estrategia de Transformación, esta declaración de Job, en el medio de su intenso sufrimiento, dolor y pérdida, es un lente exacto a través del cual podemos concluir nuestras reflexiones de Semana Santa. Empezamos este recorrido cuaresmal hace cinco semanas y hemos perseverado en una jornada larga, ardua hacia y a través de la cruz.


Seguir Leyendo…