Lagrimas silenciosas: revelando la verdad

Para resaltar una de estas experiencias de nuestro trabajo en Latino América, me gustaría hacer referencia a un mensaje que enviamos hace algún tiempo. En este, se exponía sobre el “discernimiento” como una de las principales características de los “Lugares de aprendizaje” en donde podemos ver y escuchar a Dios actuando. En el proceso de discernimiento tratamos de mantener nuestros ojos abiertos al mover del Espíritu por medio de un mapeo del trabajar de Dios. Trabajamos tratando de trazar un mapa del dolor y la esperanza de la ciudad o comunidad, creyendo que esto nos ayudará a entender el corazón de Dios para ese lugar en específico.

Por eso, me gustaría compartir con ustedes uno de los procesos de mapeo que tuvimos con nuestra comunidad en la ciudad de Guatemala; usamos el proceso triple de mapeo. Hace algún tiempo, recibimos una invitación para enseñar una clase del programa de Maestría del Seminario Teológico Centroamericano, para la cual utilizamos distintos fragmentos de los cursos de la serie Salmos de la Calle. El nombre del curso era “Principios Fundamentales para la Misionología Urbana.” A esta clase asistieron 25 estudiantes de maestría representando aproximadamente 12 países Latinoamericanos.
Seguir Leyendo…

“La sangre de tu hermano clama desde la tierra”

…Cuántas veces has tenido que cerrar el periódico para no seguir leyendo sobre un asesinato más. Cuántas veces has pasado frente al cordón amarillo que puso la policía en la escena de un crimen sin poder más que llorar y suplicar a Dios por las familias de los involucrados.  Una muerte más. Un joven más. Un conductor más. Un niño más. “Una vez más” es demasiado. Es  “una más” de lo necesario. Cuando el valor de la vida cobra nuevos parámetros, la violencia y la muerte están a la orden del día en cada esquina del país, la impotencia y el desconsuelo son sentimientos naturales, pero en las últimas semanas, he tratado de reflexionar en otras maneras en que la Palabra nos guía en medio de estos tiempos difíciles.

“La sangre de tu hermano clama desde la tierra.” 

Hace unos días leía el libro Poder y Pobreza del autor Dewe Hughes, y mencionaba este pasaje de Génesis 4:10, analizándolo como el sentimiento  más básico ante la falta de justicia y el uso incorrecto del poder de parte de ciertos grupos. 
Seguir Leyendo…

Una reunión de confianza

Esta semana, tuve la inmensa bendición de acompañar a mis queridos amigos de La Limonada en “una reunión de confianza.” Cuando caminábamos hacia el lugar, alguien preguntaba si íbamos hacia un servicio religioso, o un culto… pero el estereotipo detrás de estas palabras es tan fuerte, por lo que una “reunión de confianza” captura mejor lo sucedido esa noche y fue el nombre que una persona de la comunidad usó.

Pero era una reunión con una historia trágica detrás: hace unas semanas, (y entre diversas versiones de los hechos) nos encontramos con la terrible noticia de la muerte de dos jóvenes luego de un enfrentamiento armado. En medio de la conmoción, una bala perdida alcanzó a una tercera persona: un niño de 3 años con 8 meses de edad, alumno de una de las escuelitas dirigidas por Hna. Tita Evertsz. Desde ese día, han habido rumores, comentarios, muchas especulaciones sobre los muchachos, que enturbian aún más la historia de lo ocurrido y el ambiente, en medio del dolor y la tristeza.


Seguir Leyendo…

Tiempo de llorar

Guatemala es un país donde morir por edad avanzada es un privilegio.  Con 17 muertes violentas en promedio cada día, es cada vez más difícil que un joven llegue a ser anciano: en América Latina, aquellos que tienen entre 14 y 25 años de edad, están en el grupo más vulnerable para morir. Hace unos días, Norma Cruz de la Fundación Sobrevivientes daba unas declaraciones fuertes y difíciles de procesar: desaparecer en Guatemala es casi sinónimo de aparecer muerto, o jamás aparecer.

Al trabajar con líderes y poblaciones vulnerables y en lugares de alto riesgo, sabemos sobre la fragilidad de la vida y experimentamos constantemente la realidad de la muerte alrededor nuestro. Como creyentes tenemos una base de fe y esperanza que nos consuela, pero aún así duele… porque morir por causas prevenibles, o por una carretera que se abre bajo los pies de una pareja caminando, morir por un accidente de tránsito o un diagnóstico médico que llegó demasiado tarde, no es fácil de comprender. Y es que morir en Guatemala viene en formas tan diversas, que no caben en la cabeza… Cuando la vida ha perdido su valor para muchos, y las muertes son una estadística, una noticia más en los medios de comunicación, nosotros no podemos dejar de pensar en cuantos nombres, rostros e historias hay detrás de esos números.
Seguir Leyendo…

¡Me siento bien!

Si nos permiten esta semana presentar una reflexión que es más larga de lo  que solemos escribir. Es importante para nosotros porque el fin de semana pasado en la ciudad de Guatemala perdimos a un gran amigo y colega que amaba a los no amados de su ciudad con temerario abandono y pasión desenfrenada.

Hace unos seis años, mi esposa Marilyn y yo conocimos a Ítalo Castro después de que unos amigos nos hablaron de un payaso profesional que tenía un ministerio con niños de la calle. Una noche dejamos a nuestros hijos con una niñera en la comodidad de nuestra casa y salimos con Ítalo a conocer a algunos jóvenes que llaman a las calles su casa. Fue una experiencia que marcó profundamente nuestras vidas.

 



Seguir Leyendo…

El Cristo crucificado

El 12 de mayo de 2010 mi mamá falleció. Se llamaba Elsa. Ella fue quien me enseñó los caminos del Señor y el servicio a los demás. Ella me ayudó a encontrar mi propia forma de hablar con Dios y de Dios. Se le diagnosticó un cáncer de mama, grado 4, con metástasis en los huesos. El día que la llevamos al hospital para el tratamiento de su enfermedad, escribí la siguiente reflexión:


Seguir Leyendo…