Y me seréis testigos…

Hace ya varios años que esto sucedió, pero hoy el Señor lo trajo a mi mente… Caminaba junto a la directora de una fundación en las calles de un asentamiento en la ciudad de Guatemala, cuando un muchacho, extremadamente afectado por los efectos de las drogas, se acercó a nosotras con un cuchillo grande en la mano. Ni siquiera tenía fuerzas para sostener el cuchillo. Caminaba tambaleándose, pero su mirada era penetrante. Movía su mano por el peso del cuchillo, pero no dejaba de ser amenazador. La imagen frente a mí me dejó petrificada… Por el contrario, la hermana que iba conmigo, lo llamó por su nombre, y le dijo, “Présteme su cuchillo, se lo guardo acá hasta que usted esté bien.” El muchacho emitió algunos ruidos y le extendió la mano con el cuchillo. Siguió su camino y nosotras seguimos el nuestro.

En ese momento no lo comenté ni le busqué muchas implicaciones sobre espirituales o místicas. Lo vi como parte del ministerio en lugares difíciles, y la confianza que se gana al estar ahí. 
Seguir Leyendo…

Mucho más que una película

Durante las últimas semanas, nuestros buenos amigos de Athentikos han estado trabajando activamente para dar a conocer su próximo proyecto: Becoming Fools. Esta es una narrativa que cuenta sobre la situación de los más de seis mil jóvenes de la calle en Guatemala, y la manera en que un payaso profesional llamado Italo Castro impactó sus vidas con el amor del Señor y con una visión llena de color, risas y sueños ¡al punto que algunos de ellos también quieren ser payasos!

Pero esta es mucho más que una historia para nosotros. Nos toca a nivel personal: en primer lugar, porque durante años, Italo fue parte de nuestro grupo de líderes en la Ciudad de Guatemala, y porque hemos tenido la preciosa oportunidad de ver de cerca el trabajo y entrega de muchos otros líderes y organizaciones desbordando su corazón con los brazos abiertos hacia este grupo de jóvenes que suelen solamente recibir rechazo de nuestra sociedad.
Seguir Leyendo…

¡Feliz cumpleaños!

Buy order sildalis info online

“De hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros, y todos los miembros, no obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo… Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿qué sería del oído? Si todo el cuerpo fuera oído, ¿qué sería del olfato? En realidad, Dios colocó cada miembro del cuerpo como mejor le pareció.”

1 Corintios 12:12, 17, 18 (NVI)

order 40 mg fursomide online online
Desde que empecé a trabajar con jóvenes de la calle sus historias me han conmovido en gran manera. Me ha sido difícil escuchar que por mucho tiempo algunos de ellos no han recibido ni siquiera un abrazo el día de su cumpleaños. A consecuencia de desintegración familiar, para ellos el día de su nacimiento no es muy diferente a cualquier otro día en la calle.

http://evankinard.com/?p=1779

Fue así como varias organizaciones decidieron tener una gran celebración por la vida de todos estos jóvenes. Dios no solo le dio momentos felices a los chicos por medio de esta fiesta, sino también nos enseñó, a los que trabajamos con jóvenes de calle, que si trabajamos unidos en Él las cosas salen mejor.

Eran las 6:00 pm cuando comenzó a obscurecer y la lluvia a caer. Así mismo, nos dimos cuenta que el salón que donde habíamos planeado tener la celebración no tenía electricidad. Debido a que no teníamos trasporte para todos los invitados, teníamos tres opciones: hacer la celebración bajo la lluvia, cancelar todo o encontrar en menos de 15 minutos y en las cercanías una alternativa para tener la celebración. Un lugar con techo, luz, y además que estuviese dispuesto a hospedar por un par de horas a 30 jóvenes a los cuales la mayoría de la sociedad rechaza por su aspecto y olor. Fue entonces cuando en nuestra inhabilidad Dios hizo las cosas posibles.
Seguir Leyendo…

Dime, ¿Qué tienes en tu casa?

En Centroamérica, tenemos un acuerdo con el Seminario Teológico Centroamericano (SETECA) para desarrollar el énfasis en Misión Urbana como parte del programa de la Maestría en Ministerio.  Al momento, estamos enseñando dos materias intensivas en dos módulos al año. La semana pasada tuvimos la oportunidad de ser facilitadores en un curso enfocado en Desarrollo Comunitario Basado en Recursos Locales (ABCD por sus siglas en inglés.)

Tuvimos la bendición de contra entre nosotros a Joel Zwier, quien recientemente se retiró del Comité de Alivio de la Iglesia Reformada luego de 28 años de trabajar en el desarrollo de proyectos en Rep. Dominicana y Haití.  Tal como sucede a menudo en los entrenamientos de la Estrategia de Transformación y CTM, buscamos maneras de enlazar la academia con las calles, así que, con luego de conversar con las autoridades del seminario, invitamos al curso a un grupo de líderes en desarrollo comunitarios sin títulos académicos, así como a líderes clave de nuestras comunidades misionales en San Salvador y la Ciudad de Guatemala.

Durante el primer día, la interacción entre los experimentados en la calle, y los estudiantes inscritos formalmente en el programa de maestría, fue distante y cauteloso. Ningún grupo parecía estar dispuesto a conectarse por completo con el otro, y me fui a casa esa noche desilusionado, pensando que esta vez habíamos calculado mal al tratar de enlazar la academia con la calle.

Sin embargo, a la mañana siguiente, entramos en el diálogo centrado alrededor de la historia del profeta Eliseo con una viuda desesperada en 2 Reyes 4:1-7. En medio de un gran déficit, Eliseo le hace a la mujer una pregunta hermosa basada en sus recursos locales:  ”Dime, ¿Qué tienes en tu casa?” Un increíble diálogo se produjo entre aquellos con experiencia desde las calles, compartiendo asombrosos puntos de vista extraídos desde las profundidades de su experiencia, y los estudiantes de maestría contribuyeron con profundas reflexiones teológicas. En el proceso de desempolvar una historia del Antiguo Testamento, cada grupo retó e inspiró al otro.  Encontramos nuestro “enlace” y una gran aventura educacional se desplegó.

Además de la excelente facilitación liderada por Joel Zwier, el curso también incluyó salidas diarias al vecindario alrededor del Seminario, la visita de la Directora de desarrollo comunitario del sector, por parte de la Municipalidad de la Ciudad, y la visita a una ONG multifacética que está en proceso de relanzar completamente su estrategia de desarrollo comunitario.  Un elemento que destacó el curso, sucedió en el panel de discusión con los “actores” principales del documental “Reparando“:  Pastor “Shorty” Luna, Tita Evertz y Doña Fina (la señora de las muñecas).

En el corazón de lo que exploramos juntos en el curso, estaba la profunda verdad de que el trabajo de desarrollo comunitario que se enfoca en las necesidades y déficit, ha tenido un profundo efecto en la manera en que vemos a la gente que hemos sido llamados a servir. A menudo lleva a un primer paso de juzgar, en vez de bendecir. Aún más, en algunos casos, terminamos como conquistadores, con una percepción de un mandato espiritual a “reparar lo que está roto.” Vemos a la casa de la viuda desesperada en una comunidad marginal urbana, y vemos el vaso medio vacío en lugar de aprender a guiar el proceso con la bella pregunta basada en recursos locales que hizo Eliseo: ”Dime, ¿Qué tienes en tu casa?”

Desafortunadamente, mucho del trabajo de desarrollo aún se realiza a través del modelo con deficiencias, empezando con cosas como “Reconocimiento de las necesidades de la comunidad.” Así, el primer acercamiento que se tiene hacia el vecindario es de bendición propia.  Vemos solo las deficiencias en los lugares difíciles en lugar de ver y celebrar los recursos locales del vecindario y la comunidad, los cuales son resultado del Espíritu, que ya está trabajando en ese lugar – El Espíritu que está muy por delante de nosotros, trabajando sin nuestra ayuda. Cuando creemos que necesitamos llevarle el Espíritu Santo a los perdidos, nos convertimos en los héroes de la historia – olvidando que es la historia de Dios, no la nuestra.

Aunque Joel Zwier y yo quisiéramos considerarnos maestros expertos en el tema de ABCD que se impartió la semana pasadaen la Ciudad de Guatemala, nuestro impacto colectivo palideció en comparación a los pocos minutos  que Doña Fina (La señora de las muñecas, del basurero de la Ciudad) pasó con nosotros en la clase. Vea este video de dos minutos de la “Profesora María” y entenderá exactamente de qué estoy hablando:

 

 Dime, ¿Qué tienes en tu casa?

Joel Van Dyke
Director para América Latina

Lentes de Liderazgo

Hace aproximadamente cinco años, iniciamos los entrenamientos teológicos de la Estrategia de Transformación en Guatemala. En este tiempo hemos tenido la oportunidad de ver frutos en los líderes de la red a cada paso que damos. Sin embargo, los retos siguen surgiendo en los ministerios representados, y cada día se hacen más grandes, mientras avanzamos como red.  Nuestra alianza con el Centro para la Misión Transformadora nos ha permitido iniciar una nueva serie de entrenamientos. Hemos visto la necesidad de tener una base teológica sólida, pero a la vez, poder ver más allá a través de nuestras habilidades, carencias y potenciales en el área de liderazgo.

Y es por eso que nuestra nueva serie de entrenamientos, se titula Lentes de Liderazgo. El propósito es que cada uno de los líderes involucrados pueda desarrollar una vida de servicio con un compás vocacional basado en la reflexión de nuestros lugares de ministerio y de influencia. En el tipo de trabajo que realizamos, se hace vital poder ver el ministerio desde una nueva perspectiva, y esto es lo que cada “lente” provee, desde un punto de vista contextual, relacional, reconciliador, herido, sanador y creativo.

El siete de noviembre tuvimos nuestra primera capacitación oficial de los Lentes de Liderazgo. Pudimos ver como cada uno de los participantes se involucró en la conversación a niveles sumamente profundos. Sin embargo, no puedo dejar de pensar que falta mucho para que todos tengamos una transformación completa de nuestra cosmovisión y entendimiento de nuestro contexto. Estoy sumamente emocionado por seguir este proceso y escuchar cada una de las voces que estarán alrededor de la mesa. Quiero aprender lo más que puedo de cada una de las personas que formarán parte de estas conversaciones. Pero sobre todo, estoy emocionado de ver cómo el Espíritu Santo nos mostrará e iluminará el camino para que juntos, como comunidad de la Estrategia de Transformación, cambiemos nuestra mentalidad y seamos proactivos como red.

Es un nuevo paso, y estamos conscientes de que el proceso de aprendizaje puede incluir algunas dificultades. Sin embargo, confío en que Dios se moverá de formas en las que no esperamos verlo a largo de esta capacitación. Así mismo, confío que cada uno de los ministerios y organizaciones involucradas brindarán un entendimiento de Dios que expandirá nuestra perspectiva, como individuos y como red.

 

Joel Aguilar
Asociado para CTM

Los niños siempre serán niños

Hace un par de semanas visité una comunidad cerca del Relleno Sanitario de la Zona 3 en la Ciudad de Guatemala. Las calles lucen igual desde que comencé a trabajar ahí hace ya siete años. Los vecinos han hecho un par de “chapuces” (arreglos), como ellos dicen, en algunas casas.

Sin embargo, la comunidad tiene la misma apariencia. El día que visité este vecindario me di cuenta que muchos de los niños que había cuando comencé a trabajar allí, ya no eran niños. Muchos de ellos son pre-adolescentes y adolescentes hoy día. Muchos de ellos ya no tienen el brillo que solían tener en sus ojos, otros reflejan mucho dolor y otros simplemente pareciera que se han perdido en un mundo paralelo creado por sus mentes.


Seguir Leyendo…

Descansando en el Señor

“Yo me acosté, y dormí y desperté porque el Señor me sustentó.” Salmo 3:5

Hace un par de semanas, el pastor Jorge Hernández (Little G), miembro de nuestra comunidad de la EdT,  compartió un devocional muy especial con la red de ministerios de Guatemala.  Algo que lo hacía especial, era cuan pertinente fue para cada uno de nosotros.  Además, pudimos abrir nuestros corazones con honestidad, y poder confrontarnos unos a otros en amor respecto a este tema.  Es uno de los temas más difíciles de incluir en la agenda de muchos hermanos y hermanas sirviendo en lugares difíciles entre comunidades en alto riesgo.

Y es que más allá de lo que estamos haciendo, este devocional nos llevó a pensar ¿qué no estamos haciendo? Para muchos de nosotros, la respuesta es: descansar.  Casi nunca nos detenemos, respiramos, tomamos una pausa en el correr del ministerio día a día.  Aún más, esto se ve reflejado en nuestros hábitos alimenticios, nuestra manera de conducir vehículo, la manera de hablar por teléfono e incluso al llegar a la casa, en nuestras horas de sueño.
Seguir Leyendo…

Carmen

Durante más de cinco años he conocido a la familia de los pastores Avelino y Carmen Guzmán: una familia grande con un corazón aún más grande. Desde la primera vez que les conocí y escuché hablar con tanta fe y pasión, sus palabras siguen haciendo eco; cada conversación me dejaba con un reto y con una historia emocionante para contar. Cada visita ha sido diferente, pero recuerdo en particular la primera vez que estuve en su congregación:

El programa de alimentación que dirigen fue el primero que conocí de cerca: niños corriendo, algarabía, risas, gritos, algunos empujones… y luego, a la hora esperada, un grupo de vocecitas al unísono saludando, agradeciendo y compartiendo juntos un tiempo especial en el que el equipo dirigido por Hna. Carmen de Guzmán les servía el almuerzo. Esta imagen se ha repetido durante años en la zona 12, y se ha extendido en ocasiones a otras áreas de la capital y el área rural. Mientras a los ojos de otros, los programas que proveen un tiempo de comida parecieran suplir solo una entre tantas necesidades de estos niños, la realidad ha sido diametralmente diferente al poder acompañar, compartir y ver frente a frente a una familia entregada, comprometida y que vive de manera encarnacional en su propia comunidad. En un país con casi 50% de desnutrición infantil, ningún esfuerzo es poco en el tema de salud alimentaria, pero comedores infantiles como el ubicado en esta iglesia, tienen un elemento adicional: desde la planificación del menú, hasta que se sirve cada porción, el proceso está acompañado de oración, cercanía, empatía y amor constante.


Seguir Leyendo…

Adoptados

Durante años luché con definir mi postura respecto al tema de la adopción de bebés guatemaltecos. Y es que este proceso se vio empañado por irregularidades que dejaron una huella en mi percepción: entre el año 2000 y el 2005, se dieron más niños en adopción que en los 20 años anteriores, y durante años vi decenas de parejas extranjeras con sus bebés adoptivos en brazos, envueltos en procesos y mediadores que dejaban a su paso sombras de duda.

Guatemala llegó a ser el segundo lugar (solo precedido por China) en cantidad de niños dados en adopción hacia Estados Unidos.  El gobierno local suspendió el proceso de adopciones luego de descubrir diferentes casos de fraude, falsificación de papelería, analisis de ADN fallidos y denuncias por robo de bebés.

Me confundían las estadísticas, y me asombraba descubrir en las noticias casos fortuitos de separaciones forzadas. Me emocionaba escuchar historias llenas de ilusiones y sueños, y me partía el corazón imaginar que pasaría sin esta alternativa.  Y es que en este tema, no se trata solo de dos lados de una moneda:  el tema de las adopciones es como un diamante con tantas aristas, que cada destello de luz refleja una imagen que no se había tomado en cuenta antes
Seguir Leyendo…

Justicia restaurativa

Cuando éramos niños, la explicación era más sencilla: si tomaste un lápiz de alguien, lo devuelves. Justicia retributiva.

Era un concepto sencillo, pero con el pasar de los años, la idea de justicia se fue haciendo más compleja ante nuestras diferentes realidades. Apareció el tema del castigo… No poder ver televisión, no poder hablar por teléfono, era entendible ante la desobediencia. Antes seguramente no me hubiera hecho sentido que alguien estuviera en la cárcel por haber robado, pero con los años, el concepto de castigo y justicia punitiva se hicieron más comunes. Pero, a pesar de que la Biblia habla de ambos casos, no se limita solo a ellos… también nos abre los ojos a una tercera vía: la justicia restaurativa. Y es que la justicia viene en diferentes formas, y éstas no son excluyentes la una de la otra. La justicia restaurativa es tal vez la menos conocida, y la que me ha tomado más tiempo de procesar, de digerir… pero en un país donde los índices de casos resueltos por el sistema son el 2% de los que se procesan, realmente es esperanzador poder ver la justicia con nuevos ojos.
Seguir Leyendo…