Carmen

Guatemala, Niñez, Pobreza Extrema, Proyectos, Una Palabra desde Abajo

Durante más de cinco años he conocido a la familia de los pastores Avelino y Carmen Guzmán: una familia grande con un corazón aún más grande. Desde la primera vez que les conocí y escuché hablar con tanta fe y pasión, sus palabras siguen haciendo eco; cada conversación me dejaba con un reto y con una historia emocionante para contar. Cada visita ha sido diferente, pero recuerdo en particular la primera vez que estuve en su congregación:

El programa de alimentación que dirigen fue el primero que conocí de cerca: niños corriendo, algarabía, risas, gritos, algunos empujones… y luego, a la hora esperada, un grupo de vocecitas al unísono saludando, agradeciendo y compartiendo juntos un tiempo especial en el que el equipo dirigido por Hna. Carmen de Guzmán les servía el almuerzo. Esta imagen se ha repetido durante años en la zona 12, y se ha extendido en ocasiones a otras áreas de la capital y el área rural. Mientras a los ojos de otros, los programas que proveen un tiempo de comida parecieran suplir solo una entre tantas necesidades de estos niños, la realidad ha sido diametralmente diferente al poder acompañar, compartir y ver frente a frente a una familia entregada, comprometida y que vive de manera encarnacional en su propia comunidad. En un país con casi 50% de desnutrición infantil, ningún esfuerzo es poco en el tema de salud alimentaria, pero comedores infantiles como el ubicado en esta iglesia, tienen un elemento adicional: desde la planificación del menú, hasta que se sirve cada porción, el proceso está acompañado de oración, cercanía, empatía y amor constante.

¿Dudas? Probablemente. ¿Dificultades? ¿Carencias? Desde el primer día. ¿Pruebas? Muchas.  Entonces, ¿porqué hacen lo que hacen? ¿Qué les motiva a servir en estos lugares y estos ministerios? Realmente las respuestas a estas interrogantes son los rostros de cada persona a quien se ha tenido el privilegio de servir.

Cada lugar y persona que está conectada con la Estrategia de Transformación, tiene una hermosa historia detrás a su llamado y habemos algunos que tuvimos el privilegio de ver el corazón y entrega de hna. Carmen día a día, en el llamado que recibió del Señor. –No hay nada más duro que regresar a un niño a su casa con el estómago vacío cuando le dices “Jesús te ama.”  Le dijo una vez a un miembro de nuestro equipo.

Luego de padecer una difícil enfermedad durante los últimos años, ella descansó en los brazos del Señor el mes pasado.  Como Estrategia de Transformación, algunos de nosotros tuvimos el privilegio de acompañar a la familia Guzmán y la Iglesia Ciudad de Refugio en el período previo y posterior a la partida física de Hna. Carmen.  Ha sido especial ver la manera en que su legado ha sido transmitido no solo a sus hijos e hijas, sino también a muchos otros miembros de su comunidad que hoy están siguiendo adelante con la visión que Dios les compartió a través del trabajo de esta familia.  Desde un consejo sobre planificación familiar hasta una palabra profética; desde una bolsa de víveres a una visita pastoral… Las maneras de recordarle son únicas para para miembro de su congregación y su comunidad.

¡Qué bendición haberle conocido, y recordar en su entrega y pasión un ejemplo más de aquellas palabras de nuestro Señor!  “En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis.”

Liz Herrera
Directora de Medios y Proyectos
CMT Guatemala



Leave a Reply