Amarilis

Mujeres

AmarilisSus pétalos escarlata brillaban.  Casi sangrando al ser besados por el sol a través de la ventana.  La mañana anterior había floreado.  “Solo da flores dos veces al año”, -dijo mi amigo, al verme absorta frente a la flor.  “Se llama Amarilis”… luego descubrí que en griego significa ‘resplandeciente’.

Me quedé callada, tratando de articular mis ideas mientras el corazón me palpitaba cada vez más rápido. No. Esa no es la Amarilis que yo conozco.  Mi concepto detrás de ese nombre  tiene rostro.  Una Amarilis abatida.  Cargada y herida.  A ella la conocí en un callejón, mientras tres de sus hijos saltaban y corrían a abrazarnos.  Amarilis.  ¿Vienes de trabajar? -Le preguntó mi amiga. Amarilis asintió y bajó la cara llena de vergüenza.  Me tomó unos segundos entender el eufemismo.  Al empezar a conversar, ella me decía que robar era lo único que sabía hacer.  Lo había hecho por más de la mitad de su vida. Que ella sabía bien que nadie le daría otro trabajo, y que a estas alturas de su vida, sin estudios y con la necesidad de alimentar a sus hijos, no tenía mejor opción…

Y al explicarle a mi amigo la versión de ‘Amarilis’ que tenía en mi cabeza, cerró sus ojos y dijo en voz alta… “Señor… la ponemos en tus manos… que ella pueda ser la flor que estaba diseñada a ser.  Que su vida pueda sentir tu luz tocando y alcanzándole…”

“Y florece aún en invierno… en el tiempo más difícil para una flor…” me comentaba después. Varias veces he pensado en esa misma imagen desde entonces.  Hace unos días me topé con una frase que decía “No dejes que tu lucha se convierta en tu identidad”. Y nuevamente pensé en Amarilis.  La he visto un par de veces desde entonces.  Y hoy le pido al Señor otra vez por ella… y por la oportunidad de verla florecer en medio del frío, del viento y de la oscuridad del invierno.

Liz Herrera ama aprender, leer, tomar una buena taza de café y encontrar formas creativas de combinar sus pasiones: comunicación, ministerios urbanos, artes mixtas y acción social. Liz es periodista y ha servido al lado del equipo de CMT Guatemala desde el 2006 y ha trabajado por 12 años entre la población marginada con iglesias y organizaciones no lucrativas. Encuentra más de ella en su blog.

Tags: , .


Leave a Reply