En el centro de la dificultad

Usado con permiso.
Publicado originalmente aquí.
Hultner Estrada & David Stienstra
 ¿Qué padre envía a su hijo para ser torturado? Un padre así, es un ser desnaturalizado. Un dios así, sencillamente no es Dios.
Estas líneas ilustran el pensamiento griego que antagonizaba el mensaje de Pablo durante el primer siglo. “Los judíos piden señales, y los gentiles contrarrestan con argumentos; nuestro evangelio de un Cristo crucificado, es un absurdo para ellos,” diría el reporte del apóstol. “Pero para los llamados, así judíos como griegos, Cristo es poder de Dios y sabiduría de Dios” (1 Corintios 1).
Seguir Leyendo…

Preguntas Sorpresivas

Usado con permiso.
Publicado originalmente aquí.

 

 Si tuvieras la oportunidad de hacerle a Dios una sola pregunta, sobre algo que hasta hoy no le has encontrado sentido o explicación ¿Qué le preguntarías?  “Esta es la pregunta que vamos a ir a hacer a la calle,” dijo la facilitadora. “Vamos a salir un rato del templo y vamos a encontrar a una persona para entrevistar,” añadió.

Al principio los participantes del Curso El Escándalo de Dios, se mostraron muy atemorizados e inseguros con la idea de ir a la calle a conversar con personas no-cristianas, pero después de realizar las entrevistas en el parque, su actitud era muy diferente; regresaron entusiasmados, sonrientes y comentando sobre algunas inquietudes de la gente:
Seguir Leyendo…

Ya estuve ahí…

Foto: Sam Llanes.

“Si, me invitan a irme con ellos todo el tiempo, pero yo ya pasé por eso y no quiero regresar”. Tuve que respirar profundo para evitar llorar al escuchar estas palabras.   No por las palabras en sí, sino de quién provenían. Porque siempre hemos dicho que la sabiduría viene con los años, pero escuchar consejos, reflexiones y lecciones de vida de parte de niños, no hace mucho sentido.

Mientras otros preadolescentes apenas están empezando a escuchar a sus padres y maestros hablar sobre los riesgos de las amistades y las pandillas, yo escucho a un trece añero que me habla como viendo dentro de su historia.  Mientras hay ancianos que cuentan sus memorias a través de arrugas y canas, la sonrisa de Maynor todavía tiene un dejo de melancolía, de una historia demasiado reciente, demasiado cruda y demasiado injusta. Es una historia dolorosa, que seguramente ni siquiera ha terminado de procesar, pero que le permite hablar con más solvencia que la de muchos de los que estamos a su alrededor.  Lo escucho atentamente.  No le intimida hablar.  Es demasiado joven para saber de autocensura.  Tal vez sería más fácil hablar de fantasías, de deportes, de sueños y de aventuras… en lugar de eso me habla de sus años en la pandilla, de sus decisiones equivocadas y sus mayores miedos.
Seguir Leyendo…