La Gracia es como un río…

Durante los últimos dos años y medio, Joel Van Dyke y Kris Rocke han dedicado una gran cantidad de tiempo para escribir un libro titulado “Geografí­a de Gracia: Haciendo Teologí­a desde Abajo”.  Ha sido un proceso emocionante de descubrimiento, en el que resumen años de experiencia, reflexión teológica y testimonios profundos del ministerio encarnacional en lugares difíciles alrededor del mundo. En los próximos días, estará disponible la versión en inglés, y estamos programando y anhelando tener en nuestras manos la versión en español en los próximos meses.

Dos de las ideas que marcan el contenido de este libro desde el inicio, son:

  • La Gracia es como el agua; esta fluye hacia abajo y se reúne en los lugares más bajos.
  • Si vamos a probar los límites de la gracia debemos estar dispuestos a equivocarnos.

Muchos de nosotros hemos escuchado estas frases durante nuestro caminar en los entrenamientos ofrecidos por la Estrategia de Transformación. Ha sido sumamente interesante ver cómo muchos de los miembros de nuestras redes en los diferentes países, han parafraseado, se han identificado y usado estas ideas en sus propios contextos.
Seguir Leyendo…

Pastoreando en los lugares difíciles

Entrevista con el Pastor Pedro Landaverde
Por Andyra Polanco
Publicado Originalmente en PAX Noticias

Desde el año 2009 el pastor Pedro Landaverde trabaja en la Comunidad marginal LA IBERIA, con proyectos que buscan la transformación de esa comunidad (reconocida por la dominación de las pandillas). Entre los proyectos impulsados están: formación de una panadería, elaboración  de productos de limpieza, establecimiento de una escuela Parvularia con el enfoque en prevención de violencia. Además es fundador de CAVAR.

CAVAR es  un Comité con Acción en Valores del Reino, eso quieren decir sus siglas. Se formó allá por el año 2006, visitando los lugares donde están los jóvenes en situación de calle; son muchachos que huelen pega, unos duermen bajo el puente, o se quedan en el parque, a la intemperie. Esa es la condición de vida de ellos. Este grupo está por la Plaza El Trovador; en esos lugares se mantienen  durante el día y la noche.
Seguir Leyendo…

¡Efata!

Como organización, hemos estado en una montaña rusa de transiciones, desilusiones y preguntas sin respuestas. Ha sido un tiempo de muchos retos, y es posible que nos hubiéramos quebrantado de no ser por un proceso llamado “La Comida desde Abajo”, que iniciamos juntos previo al “caos santificado” que mencionaba al inicio.

La Comida desde Abajo, es un banquete de cinco platillos de formación espiritual, con base en los cinco verbos que ocurren durante la Última Cena: Tomar, Bendecir, Partir, Dar y Hablar. Estaremos compartiendo mucho más acerca de este proceso en los próximos meses, pero por ahora, queremos conectar el centro de esos cinco verbos con una historia de sanidad que encontramos en Marcos 7.

Un hombre que era sordo y con dificultad para hablar, fue llevado delante de Jesús para que le sanara. Jesús le habla al hombre a través de lenguaje de señas, y efectúa la sanidad a través de un toque íntimo: un intercambio bizarro de fluidos corporales y un suspiro de solidaridad. Luego el le dice al hombre “Ábrete” (¡Efata!).

Al igual que el hombre que recibió este milagro, nos encontramos a nosotros mismos necesitando de un toque íntimo en el centro de nuestras discapacidades, heridas o carencias, tanto personales como colectivas. Nuestros oídos están necesitados de ser abiertos para poder escuchar los vientos frescos del movimiento del Espíritu, y nuestras lenguas necesitan ser soltadas, para articular lo que estamos empezando a escuchar. Sentimos que las palabras de Jesús para nosotros son “¡Ábrete!”, pero no estamos seguros respecto a qué es lo que debemos estar abiertos, ni sabemos qué implicaciones conlleva esa apertura. Lo que se ha vuelto claramente obvio, es nuestra profunda herida.

Estamos aprendiendo a confesar nuestros deseos mal ubicados y desubicados, que nos atan a nuestras heridas en maneras destructivas. Rápidamente podemos convertirnos en nuestras heridas. En la mesa de Jesús, venimos a ver las maneras complicadas en las que somos tentados a adorar nuestras heridas, y es esto lo que nos enferma más. Llegamos a ver que las personas o circunstancias que nos han herido (real o imaginariamente) terminan viviendo en nuestra alma, ocupando un lugar que no les corresponde. Luego, desde el centro de nuestras almas, nos continúan guiando, mandando e hiriendo, todo lo cual sucede con nuestra completa cooperación, sea que lo sepamos o no.

Nuestro deseo en la Estrategia de Transformación, es el ser una comunidad que sirve a los líderes en lugares difíciles, trabajando con personas en alto riesgo. Pero este servicio no proviene solamente de nuestra amistad y gratitud; sino que también proviene de estas heridas. De tal cuenta, estamos determinados a reconocer las siguientes heridas y orar por los correspondientes dones que son fundamentales para la comunidad.

HERIDA   CARISMA
Ceguera   Vista
Sin voz   Voz
Aislamiento   Comunidad
Desesperación   Gozo


Estamos aprendiendo que una teología que busca simplemente cauterizar las heridas, le hace violencia a la realidad en la que vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. La Cena de Jesús que es nuestra actual inspiración hacia una experiencia mucho más profunda de “Efata”, nos revela esto y es a la vez la comida que provee esa sanidad.. Jesús fue el anfitrión de la cena, siendo El Herido. El nos muestra que es posible ser heridos sin que nos convirtamos en nuestras heridas, y habitualmente hiriendo a otros. Esta es la esperanza de la sanidad y nuestra libertad en Cristo. Es posible a menudo ser herido y ser libre. El Cristo Resucitado nos muestra que esto es posible.

Esto es lo que el “hombre sordo, con dificultad para hablar”, experimentó con los dedos de Jesús dentro de sus oídos, con la saliva de Jesús en su boca, y el suspiro de Jesús resonando en su alma.

 

Escúchalo – tu, sordo; Alábalo – tu, mudo;

Emplea tu lengua liberada

Tu, ciego – contempla a tu Salvador venir,

Y salta, tu cojo, de gozo.

 

Charles Wesley, “Oh, que mil lenguas hablaran”.

 

 

Joel Van Dyke

Estrategia de Transformación.

 

Investigation newspaper authoring product custom-made purchase professional essay, school assignment, investigating cardstock

We know in low-prescriptive educational background being the more suitable alternative to everything you have these days in any institutions and educational institutions. No-prescriptive helps to ensure that the pupil supplies the authority to refuse an task. No matter if this is achieved to opt for a exchange assignment or maybe not, the right to refuse is whats important. An exceptionally ideal cultivates task and in addition brings about a sense of neediness. Education will not are in need of you. You will want teaching! Almost always university students are encumbered with major jobs of basic research report publishing, as the lecturers seriously feel it is really their accountability to bring about high school students deal with challenges when it comes to searching of information to make sure they could participate in the pursuit of creation that is known as the motto of today’s community. There is no need to consider this being a challenging scenario as soon as your instructors allocate a posted researching report chore.

Examine cardstock customer service authoring, special scientific studies papers article writing help find university academic essays via the web

You can still want revisions, in case you require some much more information, without having to pay extra in this. All formatting is actually within the selling price you have to pay on your lookup newspaper. We target to provide you with really good website from the time you speak to our promote workforce till you acquire your finished buy supplied carefully.
Seguir Leyendo…

¿Quién tiene el mensaje?

Me preparé para compartir un día en la comunidad  de Apopa donde  pastorea Saúl Henríquez, quien durante años ha sido parte de los entrenamientos de la Serie de Salmos de la Calle.  Durante varios días trabajé el texto bíblico contando con las herramientas de exégesis y hermenéutica, dialogué con el texto, busqué palabras en el diccionario para  que me ayudaran a reforzar el mensaje. Tenía listo el bosquejo con su clásicos tres puntos.

Mi sorpresa fue cuando llegué al lugar que me habían invitado. El grupo que se reúne cada semana en esta congregación, era completamente diferente a otras iglesias. Yo sabía que la gente le decía “la iglesia de los alcohólicos,” pero hasta esta visita, pude darme cuenta de las implicaciones de esto. Estuve viendo a las personas por un largo rato, tratando de encontrar sus realidades y el mensaje que yo quería compartirles. ¿Cómo podía encontrar eco mi sermón, con sus olores, su hambre, el frío de la noche, con la “goma” que ellos estaban pasando, con su pobreza tan declarada en sus rostros, con su ropa que no entendía de decoros ni matices, con el color del lápiz labial retorcido por los labios y las mejillas producto de muchos besos nocturnos?
Seguir Leyendo…