¡Cállate!

O bien, en mi idioma materno inglés, SHUT UP!” En mi lista de vocabulario en continuo crecimiento es una nueva palabra favorita para mí. La pronunciación es similar a la palabra en Inglés Karate sin embargo sin la “r” y agregando “y.” Foneticamente puede deletrearse Ky-Ya-tay. Su calidad CASI onomatopéyica me llamó la atención; me encantó la forma como sonaba. Huy, tan fuerte, ¿verdad? Por favor déjenme explicar; recientemente he tomado una nueva perspectiva sobre mi incapacidad de hablar el idioma aquí. Realmente pienso que Dios me está enseñando algo importante.

 


Seguir Leyendo…

Un grito de esperanza

Recuerdo que la noticia del terremoto de Haití en Enero del 2010,  dio vueltas alrededor del mundo y muchas personas se conmovieron por el suceso. Entre tantas imágenes negativas, hubo un grito de esperanza. Salieron a la luz unas imágenes captadas por un reportero de CNN, en el momento en que civiles trataban de rescatar a una niña de aproximadamente 13 años. Las personas comentaban que entre tanta frustración se había escuchado gritos debajo de los escombros, gritos de esperanza, que movieron a civiles en función de rescatar a la pequeña.


Seguir Leyendo…

La presencia insospechable y sorprendente

Es la presencia insospechable y sorprendente de Dios.  Es preciso convencerse de que Dios está junto a nosotros de continuo. Vivimos como si el Señor estuviera allá lejos, donde brillan las estrellas, y no consideramos que también está siempre a nuestro lado. Y está como un Padre amoroso, que a cada uno de nosotros nos quiere más que todas las madres del mundo pueden querer a sus hijos, ayudándonos, inspirándonos, bendiciéndonos y perdonándonos.


Seguir Leyendo…