Una teología de la ciudad

Por: Pastor Romeo Guevara

Nuestras ciudades no son lo que fueron hace 50 años, hace 25 años, o ni siquiera hace diez años. Nuestras ciudades son multiétnicas, multiculturales, y cada vez más multilingües. Están cada vez más divididas entre los que “tienen” y los que “no tienen” y entre las personas de color y las blancas. Aunque Marshall McLuhan hablaba de una “aldea global” para subrayar la comunicación y la interdependencia de la vida contemporánea, tenemos que ampliar la frase para que diga una “aldea global urbana.” La aparente contradicción de urbana/aldea subraya la realidad del proceso global de movimientos de pueblos y etnias desde la aldea hasta los principales centros urbanos. Este imagefenómeno mundial es también, dados nuestros modelos de inmigración, la experiencia de las ciudades en los Estados Unidos. Sea Boston, Nueva York, Filadelfia, Chicago o Los Ángeles, cada una está experimentando ese proceso de globalización: una realidad multiétnica y multicultural que define cada vez más su carácter distintivo.


Seguir Leyendo…

Libertad del entumecimiento

De Incómodos Apretones de Manos a Fuertes Abrazos de Gracia

Recientemente me encontré con una pequeña reflexión escrita por un Sacerdote Franciscano, Richard Rohr, donde él cita a Walter Brueggemann diciendo que el trabajo del profeta es el de libertar a las personas de su entumecimiento. Eso, refleja Rohr, es también la tarea de la iglesia. La iglesia existe para despertar personas, para traerlas a un estado de conciencia, y no solo aliviarlas en su estado inconsciente. El temor para Rohr es esa piedad suave y consuelo religioso demasiado rápido que hace precisamente eso. La ganga es cuando uno no encuentra esa actitud de servicio, de voluntariado, ni de la compasión para los de afuera que debe surgir de la asistencia de uno a los servicios.

Hemos descubierto que una parte grande de nuestro “carisma profético” para la iglesia en América Latina puede ser resumida en la tarea de libertar la iglesia del entumecimiento. Es a menudo una tarea solitaria y una que nos pone en lugares muy difíciles interactuando con “gente de fuera” que a menudo llegan a ser fuentes escandalosas y sorprendentes de esperanza que rompen el entumecimiento. Permítanme tratar de ilustrar esto con un encuentro reciente.


Seguir Leyendo…

¡Yo sé que mi Redentor vive!

Yo sé que mi redentor vive,
y que al final triunfará sobre la muerte.
Y cuando mi piel haya sido destruida,
todavía veré a Dios con mis propios ojos.
Yo mismo espero verlo;
>espero ser yo quien lo vea, y no otro.
¡Este anhelo me consume las entrañas!
Job 19:25-27


¡LO LOGRAMOS! Para nosotros, como comunidad de la Estrategia de Transformación, esta declaración de Job, en el medio de su intenso sufrimiento, dolor y pérdida, es un lente exacto a través del cual podemos concluir nuestras reflexiones de Semana Santa. Empezamos este recorrido cuaresmal hace cinco semanas y hemos perseverado en una jornada larga, ardua hacia y a través de la cruz.


Seguir Leyendo…