¡Me siento bien!

Guatemala, Indigentes, Muerte, Una Palabra desde Abajo

Si nos permiten esta semana presentar una reflexión que es más larga de lo  que solemos escribir. Es importante para nosotros porque el fin de semana pasado en la ciudad de Guatemala perdimos a un gran amigo y colega que amaba a los no amados de su ciudad con temerario abandono y pasión desenfrenada.

Hace unos seis años, mi esposa Marilyn y yo conocimos a Ítalo Castro después de que unos amigos nos hablaron de un payaso profesional que tenía un ministerio con niños de la calle. Una noche dejamos a nuestros hijos con una niñera en la comodidad de nuestra casa y salimos con Ítalo a conocer a algunos jóvenes que llaman a las calles su casa. Fue una experiencia que marcó profundamente nuestras vidas.

 


Zigzagueamos por toda la ciudad esa noche deteniéndonos  en diferentes “puntos ” en los que jóvenes de la calle de nuestra ciudad se reunieron para lamer las heridas del día. Ellos reabastecerían sus botellitas de “wipe” utilizadas como inhalantes para enmascarar su dolor y su cubrir su hambre antes de quedarse dormidos juntos “amontonados” para compartir el calor corporal. Cuando finalmente regresamos a nuestra casa a eso de las 2:30 am, sólo nos acostamos en la cama mirando al techo, atormentados por el olor a disolvente de pintura y los rostros de los jóvenes que habíamos dejado en la calle cuando empezó a llover. Ninguno de los dos durmió esa noche.

Mientras recuerdo esa experiencia ahora, nunca olvidaré la manera como Ítalo amorosamente iba y venía entre los jóvenes, deslizando suavemente las manos (llenas de trapos empapados con inhalantes para adormecer la mente) en sus rostros diciéndoles,  “Déjame ver el hermoso rostro que Dios ha creado. Déjame verte.” También explotaría en un canto una y otra vez gritando, “me siento bien, me siento bien” al que los niños responderían “me siento bien, me siento bien.” Para todos los que tuvieron el privilegio de pasar tiempo con Ítalo reuniéndose con los niños que tanto amaba, ese canto se convirtió en el sello inolvidable en el pasaporte de su viaje a las calles.

Él encarnaba la verdad capturada en las palabras del poeta Galway Kinnell, “a veces es necesario volver a enseñar a una cosa su belleza.” Ítalo vivió para “volver a enseñar belleza” y “propósito” a los niños y adolescentes que todo el mundo vio muy feos e inútiles. A través de él, muchos de esos niños, por primera vez en su vida, experimentaron el amor de un padre, un hermano mayor y un amigo y a través de la vida de Ítalo fueron abrazadas por el Dios que le había enviado a ellos por tan poco tiempo.

La tarde del domingo 20 de febrero, Ítalo estaba nadando en el Lago de Atitlán con amigos después de pasar un fin de semana con otros payasos en un evento especial. Fue atrapado por una fuerte corriente que lo arrastró más y más lejos de la orilla mientras que sus amigos (varios ex jóvenes de la calle que ahora vivían con él) veían impotentes después de darse cuenta muy tarde lo que sucedía.

En el funeral, cuando los niños de la calle llegaron a la iglesia, inmediatamente rodearon el ataúd y lloraron. Las personas en las primeras filas reverentemente hicieron espacio para que ellos pudieran tener los mejores lugares. Muchos pastores locales hablaron de su profundo respeto por Ítalo y como habían sido tocados por su alegría contagiosa con o sin pintura en la cara. Su hermano Oscar, ahora pastor de alabanza, contó como Ítalo le inspiró a servir a Dios a través de la música.

Al día siguiente en el entierro, hubo un colorido desfile de payasos gritando “Me siento bien” y “Viva Chitín” (“Payaso Chitin” era el nombre de Ítalo como payaso). En la tumba, aun cuando los albañiles subían hasta la cripta, payaso tras payaso hablaron de la inspiración increíble que Ítalo había sido para sus vidas. Después de que casi todos los demás se habían ido, los niños de la calle se amontonaron y se abrazaron mojándose unos con otros con sus lágrimas. Cada uno de ellos se turnó para hablar del amor de Dios que conocieron en el hombre que les enseñó como sentirse bien en sus almas y quien los miraba por quienes ellos eran realmente (“dejame verte”).

La vida y ministerio de Ítalo representa lo mejor de los líderes de base a quienes tuvimos el privilegio de servir al lado y aprender de las redes de CMT a través del mundo. Con cientos de niños de la calle en la Ciudad de Guatemala, vivía plenamente en un sentido de “parentesco” que el Padre Gregory Boyle describe en su libro Tatuajes en el Corazón,

“…Su verdadera medida no descansa en nuestro servicio por aquellos marginados, sino en nuestro deseo de vernos en parentesco con ellos.”

Ítalo vivió en parentesco con los niños de la calle en una manera que yo solo puedo describir como absolutamente hermosa. Él encarnó la epifanía que Thomas Merton una vez tuvo en una esquina en Lexington, Kentucky: “me sentí repentinamente abrumado al darme cuenta que yo amaba a toda esa gente, que eran míos y yo suyo.” Ítalo Castro (Payaso Chitín) vivió su vida diariamente abrumado con la “realización repentina” que amaba a los niños de la calle en la Ciudad de Guatemala, que ellos eran “suyos” y él era “de ellos.”

Como los amigos del paralítico en el Nuevo Testamento, así Ítalo – el amigo consumado de los niños y jóvenes paralizados de las calles – estaba rompiendo el techo para que los que estaban fuera pudieran entrar. Hace un mes, Ron Ruthruff, un colega de CMT, y yo llevamos a estudiantes de un curso de maestría que estábamos enseñando a visitar a Ítalo y los niños que amaba. Ítalo publicó un video de ese día con la leyenda, “Si la iglesia no va, nosotros hacemos la iglesia con ellos.” Pueden ver el video aquí con Ítalo danzando en su disfraz de payaso!

Ítalo soñaba con iniciar una escuela de payasos con los niños de la calle juntamente con nuestros amigos de Athentikos y Ya No Más en Peligro (At Risk No More), los fondos habían sido asegurados para el proyecto que le habría dado todo lo que necesitaba para cumplir muchos sueños que había tenido con los jóvenes desde hacía muchos años.

Hoy, mientras pienso de la forma contagiosa de la vida de Ítalo que era la sonrisa de la gracia de Dios a los niños y jóvenes olvidados y considero el equipo solido de ex jóvenes de la calle, jóvenes que él discipuló que ahora están comprometidos a continuar de donde él dejó, repito las palabras de mi amigo que llegaron a ser su canto, “¡Me siento bien!” ¡¡Gracias a su amistad, vida y legado, yo me siento realmente, realmente bien!!

** NOTA ESPECIAL: Por favor tome un minuto para ver este corto homenaje en video a Ítalo hecho por nuestros amigos de Athentikos . Le ayudará a comprender un poco el porque lo extrañamos tanto aquí en Guatemala y porque nos esforzamos en escribir esta Palabra Desde Abajo dedicada a él.

Joel Van Dyke
Director, Estrategia de Transformación
CTM en América  Latina



Comments :

  1. Carlos Most dice:

    Que linda palabra de animo y gozo, viendo una vida que dejo huellas hacia al cielo. Espero que mi vida tenga el mismo impacto. Italo me inspiro 🙂 Espero la chance hablar con el un dia en el paraiso, porsupuesto voy a hacer fila atras de todos sus amigos de las calles de Guatemala. Hermanos, animenos unos a otros, y tanto mas, cuanto veis que aquel dia se acerca.
    Oraciones y gracia, Carlos.

  2. Sergio Cabas dice:

    lei la lectura de me siento bien y de verdad que impactante la vida de este gran ser humano. Ahiqueda plasmada la verdadera vocacion del payaso ese es el verdadero sentido de uno pintarse la cara no es pra hacer meramente un show o para ganar dinero es este el verdadero payaso. que vivan los payasos del mundo que viva chitin y que se convierta en nuestro norte nuestro referente. DIOS los bendiga y les colme de exitos en su ministerio.

  3. raidel dice:

    Gracias a Dios por la vida de siervos como Italo. Que Dios consuele con su paz que transciende todo entendimiento a sus familiares y seres más allegados.

  4. Kevin Moran dice:

    Solo puede decirles, que Dios tiene un proposito en todo, y que cuentas con nuestro apoyo en oraciones y apoyo moral. Animo, y personas como Italo nos inspiran a seguir adelante en nuestros ministerios.

  5. Pedro Landaverde dice:

    Estos son los buenos ejemplos a seguir, esto es lo que impacta la vida de aquellos que nunca han tenido un abrazo, un calor humano, corazones desesperanzados, sin nada ni nadie a quien aferrarse, solos y abandonados en este mundo, cuando aparece alguien como Italo con el amor de Dios manifestado y dispuesto a darlo todo por aquellos despreciados, marginados y excluidos. A Dios sea la gloria por estos personajes que hacen la diferencia. ¡¡¡Ojala que imitemos estos ejemplos de amor!!!.

  6. Pedro Landaverde dice:

    Esto es encarnarse en el mundo como lo hiso el hijo de Dios.
    ¡¡¡Enmanuel Dios con nosotros!!! no puede ser de otra manera. Este es el evangelio encarnacional.¡El unico! que da vida.

  7. Sylvia Castro Herrarte dice:

    Senti un escalofrio recorrer mi cuerpo mientras miraba y admiraba en video la vida de mi hermano Italo. Su ministerio en las calles es un ejemplo a seguir, digno de un gran hombre que vivio su vida de una manera humilde mansa y con un gran amor al projimo.
    Gracias por dedicar un articulo tan bello que describe certeramente la obra de “chitin” en las calles de Guatemala.

  8. Roberto Armas dice:

    Amigos lamento profundamente la perdida de Italo su legado me deasfia para abrir mas mi corazon a los no amados, es dificil como personas usadas para transformar vidas nos dejan teniendo mucho que dar aun, pero Dios sabe porque permite esto. Animo a todos!!!!

    Saludos

    Roberto Carlos Armas

  9. Hultner Estrada dice:

    Ahora comprendo por qué la partida de Ítalo deja un gran vacío en muchas vidas y por qué inspira a tantos corazones!Fue un siervo de Jesús, ahora promovido a la Gloria junto al Padre.

  10. Heber Gomez (Mimolín) dice:

    CHITO mi brhoter me dio el nombre de mimo, y luego mimolin (como payasito), recuerdo el primer dia que nos pintamos jejej atras de unas laminas de IDEC ruta a Palin, casi en la calle, inicio el gran ministerio entonces, claro el fue mi gran hermano, amigo consejero y gran maestro, simpre me enseño a que en las buenas y en las malas, AMAR a Dios y DAR AMOR a los demas sin importar su condicion fisica o economica. Lo extraño con todo mi corazon y me hace falta mucho para invitarlo a los frijolitos salidos de la olla y reir por las noches de todas las actividades de la semana jeje.. POR SIEMPRE VIVIRA EN NUESTROS CORAZONES MI AMIGO CHITIN sigamos adelante y gracias a todos por su amor y apoyo Bendicioness.

  11. Francis Montás dice:

    Gracias Joel, por dibujar esa imagen tan tierna y preciosa, a través de tu narración; de la hermosa vida de un hombre simple, común, que se hizo a las calles para compartir su vida con jóvenes descartados por nuestra sociedad. Quizás necesitamos ser un poco más “payasos” para provocar una sonrisa en un rostro amargado por la dura realidad de las calles. Ahora este hermano está cantando su canción y saltando alrededor del Padre. Muy inspirador!

  12. Héctor Pérez dice:

    Llore y pense, ¿que es todo esto? pero al conocer el trabajo que este siervo dejo solo me atrevo a decir, me reta mucho. La partida de Italo no es un “Adios” es un ¡te veo pronto!…

    Salmo 100.

  13. Hultner Estrada dice:

    Amigos, el video es precioso y la vida de Ítalo mucho más, pero yo NO ME SIENTO BIEN, siento que puedo dar más, siento que puedo todavía bajar de mis alturas hasta donde la gracia de Dios se asienta. Esta historia es un gran ejemplo de encarnar a Jesús en los lugares más bajos.

    Amigos en Guatemala, ahora comprendo su profundo pesar por la partida de este hombre de Dios.

  14. Eliberto dice:

    Gracias por tus comentarios Hultner, pero exactamente describe como yo me sentí leyendo y viendo el homenaje a Italo…

  15. Francis Montás dice:

    Gracias por dibujar esa imagen tan tierna y preciosa, a través de tu narración; de la hermosa vida de un hombre simple, común, que se hizo a las calles para compartir su vida con jóvenes descartados por nuestra sociedad. Quizás necesitamos ser un poco más “payasos” para provocar una sonrisa en un rostro amargado por la dura realidad de las calles. Ahora este hermano está cantando su canción y saltando alrededor del Padre.

    Nosotros sentimos que somos parte de esa melodía que Dios está interpretando a través de todas las vidas de nuestros hermanos en la red, en América Central, en otras partes del mundo y aquí. Sólo estamos siguiendo el viento del Espíritu. Nuestras vidas están entrelazadas por el mismo espíritu que hizo a Italo cantar su canción y danzar para estos jovencitos. Somos la misma sangre aprendiendo como hacer mezcla con el polvo. Aprendiendo a amar. Aún estamos un poco altos, como dijo Hultner; pero ahí vamos. Y tú, hermano; eres parte esencial de este viaje. Tu pasión e inspiración han sacudido nuestros corazones muchas veces. Nos estás enseñando a desempacar todo lo que hay en el misterio de la encarnación.
    Así es que celebramos a Dios a causa de Italo.
    Celebramos a Dios por tí.
    Celebramos a Dios con cada uno de nuestros amados hermanos de la red en América Latina y más allá.

  16. Gracias por toda la informacion, saludos! 😉

  17. […] que una historia para nosotros.  Nos toca a nivel personal: en primer lugar, porque durante años, Italo fue parte de nuestro grupo de líderes en la Ciudad de Guatemala, y porque hemos tenido la preciosa oportunidad de ver de cerca el trabajo […]

  18. Sylvía Castro dice:

    Ya hace un año de la partida de Italo, y el vacío sigue aquí como si hubiese sido ayer.

  19. Heber Gómez (MIMOLIN) dice:

    Ya casi es el cumpleaños de mi hermano en Cristo Italo y la veradad es que se siente como que el tiempo no pasara lo seguimos extrañando muchisisisimo, no ha sido lo mismo sin nuestro AMIGO, extrañando que lleguen a tu casa y oir el grito !BUENO HAY ALGUIEN EN CASAAAA, ESTA EL MIMOOO! jeje y el resto de lo buena onda que fue el mijo, esperamos verte pronto amigo quienes te extrañamos y estamos agradecidos por habernos enseñado a amar la obra con todo el corazon. !HASTA PRONTO MIJO AHI NOS ENCONTRAREMOS!

Leave a Reply